La Asociación de Amigos de la Casta Navarra es una entidad sin ánimo de lucro que promueve todo tipo de actividades encaminadas a potenciar la raza de ganado bravo denominada "Casta Navarra", su conservación en el ámbito de las ganaderías de reses bravas y un mayor conocimiento de la misma por parte de los aficionados.

ACTUALIDAD
Noticias
Actividades
Artículos
Crónicas
Reportajes
Ganaderías
Enlaces
Tú eliges, tú decides
 
LA ASOCIACIÓN
Saludo del presidente
Estatutos
 
CONTACTO
 
Mail
Dirección:
  Ap. correos 61
  31200 - Estella
  Navarra
 
 
REPORTAJES
VISITA A LA GANADERIA DE D. SANTOS ZAPATERIA
4297 visitas

Reportaje de la visita a la ganadería de D. SANTOS ZAPATERIA el día 6 de abril de 2.008 y del saneamiento del día 16.

VISITA A LA GANADERIA DE D. SANTOS ZAPATERIA.


 El pasado día 6 de abril 2008 acudimos a visitar la Ganadería de D. SANTOS ZAPATERIA, el popular “CHUSMA”, siguiendo con nuestras visitas por las ganaderías de Casta Navarra.


Habíamos quedado a las 10 de la mañana en el Hotel Los Abetos y allí nos juntamos puntualmente los 25 Socios que íbamos a compartir el día. Como siempre, saludos, presentaciones a los nuevos Socios, y los cafés y pinchos de rigor.


Y de allí, guiados por José Luís Pejenaute por los caminos de la Bardena, nos fuimos hasta la finca donde Santos tiene su principal instalación y “campo base” de la ganadería, la finca “La Quemada”.


 En ella nos esperaba SANTOS que nos recibió cordialmente a todos. Nuevos saludos y presentaciones y otra vez a los coches para desplazarnos a las tres fincas donde están distribuidas sus reses y contemplar el ganado.


 Pasando por encima del pueblo de Valtierra y atravesando luego la carretera general llegamos a una zona de fincas de regadío, ya en la parte llana del término municipal.


Allí está la finca “El Azurillo”, en término municipal de Arguedas, y que Santos adquirió en su día a D. Adolfo Lahuerta. Finca pues muy veterana en cuanto a la cría de ganado bravo se refiere. Son unos campos extensos y verdes gracias a su buena situación cercana a las acequias de riego y con sus instalaciones de embarque, manga, cajones de curas, almacén, etc.


En los dos campos en que está dividido “El Azurillo” pasta una punta de unas 30/40 hembras desde que son añojas hasta utreras. Entonces son probadas y una vez con su correspondiente “nota” son pasadas a “La Quemada”. Desde allí las va metiendo poco a poco en los festejos taurinos.


Pudimos contemplar el ganado a placer. Bonito, lustroso y “muy vivo”, que no paró de moverse de un lado a otro gracias al “acoso motorizado” realizado por Santos y que acabó, por fin, parándose a una cercana distancia del grupo.


 Mirándonos entre curiosas y desafiantes nos permitieron sacar un montón de fotos para el recuerdo y la historia. Y a los fotógrafos “más valientes” acercarse más aún e, incluso a Richard “hacer un desplante torero” a la manada entera.


De allí volvimos por el mismo camino a su finca principal de “La Quemada” y un poco antes de llegar a ella, en su linde, otra parada para ver otra punta de ganado.


Allí pudimos ver a vacas veteranas y unos cuantos capones, todos ellos de muy bonita presencia. Entre ellos estaba el famoso “Capitán”.


Y nuestro amigo José Luís nos hizo una demostración “a campo abierto” de la amistad que existe entre ellos. Lo llamó para separarlo de la manada. Lo acarició. Lo cepilló y nos volvió a dejar a todos maravillados por su valor ante semejante animal.


Por que visto de cerca…, vamos…, el “Capitán” parece una Catedral…


Luego subimos hasta otra finca más en el monte, “El Ginestral”, donde tiene dos puntas de vacas con sus becerros en dos cercados diferentes.


 En una las vacas ya “veteranas” en salidas por pueblos y calles y en el otro las que aún “están sin tocar”.


Nos metimos con los coches en la parte baja de campo y Santos volvió a acosar con su 4x4 a la manada de veteranas para acercárnoslas al grupo. Pudimos comprobar vacas y becerros a placer y comprobar su trapío y nervio.


Y nuevamente la pasión por fotografiarlas le llevó a Angel a buscar “camuflaje” cerca de ellas, aunque no sé si por dentro estaba tan tranquilo como aparentaba por fuera.


Cuenta esta otra finca también con sus pequeñas corraletas para separación, manga, rampa de embarque y todo lo necesario para el buen manejo del ganado, imprescindibles para los trabajos habituales y los saneamientos obligatorios.


Bajamos finalmente a sus instalaciones principales en “La Quemada”.


 Allí tiene un bonito local-museo con un montón de fotografías y recuerdos de reses de su ganadería. Perfectamente preparado para reuniones, comidas y tertulias, en él comimos luego todos los asistentes.


Pero antes visitamos la placita de tientas que está terminando de construir, los chiqueros anexos y los corrales cercanos donde tiene otra punta de vacas veteranas y los machos, toros y novillos, destinados a padrear o para venta.


También allí hay sus corraletas, manga, rampa de embarque y almacenes con todo lo necesario.


Y el bueno de José Luís nos hizo allí otra demostración de su amistad con las reses de esta ganadería.


 Con pan o forraje dió de comer “a la mano” a unas cuantas vacas, “señoras vacas”, que allí había.


Y no solo eso, enseñó y animó a los muchachos a hacer lo mismo. Y con tan buen “maestro” el joven David no desaprovechó la oportunidad.


Y lo que fue muy importante, los jóvenes que asistieron, Diego, David, Ander y Yulen, el hijo de Santos, vivieron de primera mano un día excitante viendo, participando y jugando a encierros, corraleos y otras diabluras propias de la edad.


 Los demás volvimos a comprobar de cerca la belleza y el trapío de estas reses que en los últimos años tantas satisfacciones le están dando al ganadero y, por supuesto, a los aficionados.


Y Maribel, ganadera consorte, nos preparó un picoteo acompañado de una sangría “de 5 jarras”. Fresquita, en su punto y en cantidad. Como estaría que le pidieron hasta la receta…


Y del aperitivo…, a comer.


Nos sirvió la comida allí mismo la Empresa de Catering Irene, de Cadreita. Una buena comida. Todos quedamos satisfechos, hasta los más triperos, porque además de calidad hubo cantidad.


Y en la sobremesa, la tertulia con el Ganadero y su familia.


 SANTOS, su esposa MARIBEL y su hija KYRA nos informaron de sus aventuras y desventuras con el ganado bravo.


Sus inicios, los trabajos y sacrificios hasta conseguir llegar al momento actual de su ganadería. Lo duro que es estar todos los días pendientes de él, tanto acarreando comida como comprobando y controlando su estado físico.


El cuidado de los animales heridos por sus compañeros o lesionados en los festejos. Los innumerables trámites y papeleos que tienen que realizar para tener “al día” su ganadería, y los traslados de las reses, y los saneamientos, y……,


 En fin, todas ésas labores desconocidas por gran parte de los aficionados y que tanto trabajo y quebraderos de cabeza causan a los ganaderos de bravo.


Y los duros tratos con Ayuntamientos y Organizadores de festejos para ajustar precios razonables que hagan rentable su empresa ganadera.


 


Nos contaron la historia de su ganadería, fundada en 1.990 por compra a los Hermanos Armendáriz y con procedencia de Jesús Guembe Solano.


Los nombres de buenas vacas como “la Gitana”, “la Culebra”, “la Asesina”, y otras más, primas, hermanas o hijas de las anteriores. Y que actualmente son unas 300 las reses que componen su ganadería entre vacas de vientre, toros, capones y becerros.


Santos nos comentó que está muy agradecido a los pueblos que “cuando aún no era conocido” lo contrataban año tras año.


Que es fiel a esos pueblos que le dieron su confianza en sus principios y a los que ahora va con lo mejor de sus reses.


Y que actualmente le llaman de bastantes más sitios pero que la coincidencia de fechas de las fiestas patronales no le permite acudir a todos ellos.


 Además, tampoco quiere “quemar” a sus reses.


 Tuvo unos momentos muy especiales y emotivos al recordar al Ganadero D. ADOLFO LAHUERTA. Nos dijo que lo consideraba “su segundo padre”, tanto por todo lo que le había enseñado como persona como por la colaboración que le había prestado en la puesta en marcha y seguimiento de su ganadería.


Que en 1.993 compró a Adolfo dos toros para sementales y de ahí procede una gran parte de la rama actual de su ganadería.


 Hubo muchas preguntas y buena tertulia. Y los “Amigos de la Casta Navarra” nos ofrecimos a colaborar con él cuando tenga labores ganaderas que realizar y ande justo de “voluntarios”.


Al final de la tertulia le entregamos a Santos y familia nuestro clásico azulejo como recuerdo de nuestra visita. Y ellos nos correspondieron a cada uno de los asistentes con el obsequio de un llavero con el hierro y divisa de su ganadería. Con que agrado y cariño lo recogimos todos ...


Y Santos nos sorprendió anunciando que quiere que su hija Kyra se haga socia de Amicasna. Entre la ovación de los asistentes le pregunté a ella, medio en broma, medio en serio, si de verdad estaba dispuesta a hacerse socia cuando cumpla 18 años.


En cuanto los cumpla…, contestó. Pues encantado hija…, ya sabes que te recibiremos con los brazos abiertos.


 


SANEAMIENTO: ------------ Y fruto de nuestro ofrecimiento de colaboración es que unos días después nos invitó a ir a su ganadería para “echar una mano” en el saneamiento de sus reses.


Invitación que agradecimos encantados y allí nos encontramos Blanqui, Luis Z. y el que suscribe junto con el habitual e incombustible José Luís (Que por cierto es también un buen pastor).


Colaboramos en lo que pudimos llevando jeringuillas, abriendo y cerrando puertas, dando algunos gritos y hasta algún que otro palo a alguna res rebelde.


Pasamos un día fenomenal y disfrutamos viendo el ganado tan de cerca y sacando fotos de ejemplares verdaderamente preciosos.


 Pero sobre todo nuestra mayor satisfacción fué ver que fuimos muy bien recibidos y que, poco o mucho, pudimos colaborar con uno de ésos ganaderos navarros que son unos verdaderos “románticos” de la Casta Navarra.


 


Autor: Luis Javier Crespo.


 Fotos: Angel Lopez (AL) – Pedro Berrozpe (PB) – Carmen Jordana (CJ) y Luis Javier Crespo (LJC).


















































































© Amigos de la Casta Navarra
Diseño y realización: Publicaciones Calle Mayor